Connect with us

Reinhard Bonnke

Creados a Imagen de Dios

Reinhard Bonnke

Publicado

, el

Dios obra por medio de nuestras oraciones. Cuando Dios desea hacer algo específico, Él nos motiva a que le pidamos que lo haga.

Él sólo actúa de esa manera. En Génesis 20, leemos acerca del primer milagro de sanidad que mencionan las Escrituras. La oración de Abraham resultó en el perdón y la sanidad de toda la familia del líder filisteo, Abimelec. Sin embargo, esto no fue idea de Abraham; esta idea fue de Dios desde un principio. Dios le dijo a Abimelec que le pidiera a Abraham que orara por él para que fuese sanado.

Dios inspiró a Abraham para que orara por Abimelec e incitó a Abimelec a confiar en que la oración de Abraham sería contestada. Todo esto fue planeado por Dios. Al sanar a una familia pagana, Dios se comprometió consigo mismo – Él jamás iba a poder contradecirse. El Señor había revelado quién era Él, y ya no podía dar marcha atrás. Dios se da a conocer por medio de sus obras, y sus obras no contradicen su naturaleza.

Dios no siempre duplica sus obras. Él rara vez se repite a Sí mismo, ya que Él tiene una cantidad infinita de planes y métodos. Dios ha demostrado ser un Dios Sanador, y sanar es algo que Él desea hacer.

Nunca olvide esto: Sus obras muestran el corazón y la naturaleza inmutable de Dios. Él tiene el mismo amor y la misma pasión que siempre ha tenido, y sus obras no pueden ir en contra de su naturaleza.

Si el mundo ha de ser salvo, las personas tienen que escuchar el Evangelio. Si ellos han de escuchar el Evangelio, entonces alguien debe predicarlo

Los Deberes Sagrados

Aquello que Dios es, es lo que Él debe hacer. Dios no puede ser quien Él es, y no hacer las cosas que Él representa. Si Él es amor, Él debe amar a las personas. Si Él es el Salvador, Él debe salvar a las personas. Dios debe sanar, porque Él se ha revelado a Sí mismo como el Dios Sanador.

El Evangelio de Juan habla de los deberes de Jesús. Cuando Jesús dijo, “Os es necesario nacer de nuevo” (Juan 3:7), dio a entender que Él mismo lo debía hacer por nosotros. Nosotros no podemos darnos vida a nosotros mismos. Sólo Dios puede hacer algo así. Santiago 1:18 dice, “Él, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad…”. El nuevo nacimiento es el resultado de la Palabra, del Evangelio.

Si el mundo ha de ser salvo, las personas tienen que escuchar el Evangelio. Si ellos han de escuchar el Evangelio, entonces alguien debe predicarlo: “¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique?” (Romanos 10:14).

Las personas necesitan escuchar el Evangelio, y esta necesidad crea un deseo en el corazón de Dios: Él desea que conozcamos el Evangelio. Él sabe que nosotros debemos nacer de nuevo, y no puede quedarse sentado en su trono sin hacer nada. Eso sería algo completamente contrario a su naturaleza. Dios conoce nuestras necesidades y se ha comprometido a cumplir con ellas.

De la misma manera, si nosotros que hemos sido creados a imagen de Dios, conocemos la necesidad que hay en el mundo, tenemos el deber de hacer algo al respecto. El deseo de Dios despierta en nosotros la necesidad de ayudar a los necesitados. Si usted y yo tenemos suficientes alimentos, entonces, no podemos quedarnos sin hacer nada al ver cómo nuestro prójimo muere de hambre. Lo mismo es cierto del alimento espiritual.

Nuestra necesidad espiritual despierta una pasión en el corazón de Dios; y nuestra actitud hacia las demás personas debe ser así también.

Cuando Jesús dijo, “el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios”, casi inmediatamente añadió, “así es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado…” (Juan 3:14). En ambas ocasiones, Jesús utilizó una palabra que en el griego significa “debe”.

Nuestra necesidad se convierte en Su necesidad por satisfacer nuestra necesidad. Jesús vivió con un constante sentido de la perfecta voluntad de Dios. Él debe darnos salvación porque necesitamos ser salvos. En Juan 10:16, Jesús dijo: “También tengo otras ovejas que no son de este redil”, ovejas que necesitaban salvación. “Aquéllas también debo traer…”.

Esta revelación de Dios se convierte en nuestro fundamento, tanto para la fe como para el evangelismo. El Dios de la Biblia, nuestro Señor Jesucristo, El Inmutable, nunca nos va a fallar. Cuando respondemos a su invitación, nos toma de su mano y lo damos a conocer a un mundo que perece.

El evangelista Reinhard Bonnke es conocido principalmente por sus grandes Cruzadas Evangelísticas por todo el continente de África. Hijo de pastor, Reinhard entregó su vida al Señor a los nueve años de edad, y oyó el llamado al campo misionero africano antes de llegar siquiera a la adolescencia. Después de estudiar en el seminario bíblico en Gales y su ordenación en Alemania, pastoreó una iglesia y después fue a comenzar la obra misionera en África. Fue allí, en el pequeño reino montañoso de Lesoto, donde Dios puso en su corazón la visión de “el continente de África, siendo lavado en la preciosa sangre de Jesús”; un continente entero, desde Ciudad del Cabo hasta Cairo, y desde Dakar hasta Djibouti, que necesitaba ser alcanzado y oír la proclamación del evangelio seguido de señales. El evangelista Bonnke comenzó a realizar reuniones en una carpa que acomodaba solamente a 800 personas, pero a medida que la asistencia fue aumentando regularmente, tuvieron que comprarse carpas cada vez más grandes, hasta que finalmente, en 1984, él comisionó la construcción de la estructura móvil más grande del mundo: ¡una carpa capaz de dar asiento a 34.000 personas! Pronto, la asistencia a sus reuniones llegó a sobrepasar la capacidad de esta inmensa estructura, y él comenzó a realizar Campañas Evangelísticas al aire libre, ¡con una reunión inicial de más de 150.000 personas por servicio! Desde entonces, ha realizado reuniones en ciudades por todo el continente, con hasta 1.600.000 personas asistiendo a una sola reunión, usando inmensos sistemas de sonido que pueden oírse a millas de distancia. Ahora han pasado cuarenta y cinco años desde que Reinhard Bonnke fundó el ministerio internacional de Cristo para Todas las Naciones (CfaN), que actualmente tiene oficinas en los Estados Unidos, Brasil, Canadá, Alemania, República Checa, Reino Unido, Nigeria, Sudáfrica, Singapur, Australia y Hong Kong. Desde 1987, mediante multitud de grandes eventos en África y otras partes del mundo, el ministerio ha registrado más de 77 millones de decisiones por Jesucristo documentadas.

Continua Leyendo
Comenta el Mensaje

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook

Ultimas Predicas

Copyright © 2018 Predicas.co