Connect with us

Bosquejos Biblicos

Siete Maravillas de la Misericordia

El Predicador

Publicado

, el

SIETE MARAVILLAS DE LA MISERICORDIA
«Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana.», etc. (Is. 1:18, V.M.).

Esta invitación de la gracia resplandece en este capítulo como una estrella de la mañana entre las nubes desgarradas de la tiniebla universal. Hay, se dice, siete maravillas del mundo, pero las maravillas de la gracia de Dios son setenta veces siete, y más que han de seguir.
Qué maravilla…

I. Que Dios perdone en absoluto. Hubiera podido tratar con nosotros solo en base de la ley y de la justicia. El hombre pecó al principio sin causa. ¿Por qué sería de esperar que un Dios tan gratuitamente insultado perdonara?

II. Que Dios esté deseoso de perdonar a todos. A todos los que aceptan esta invitación se les ofrece el perdón. Él no desea que nadie perezca, sino que todos vuelvan a Él y vivan.

III. Que Dios condescienda a razonar con los pecadores. El hecho de que Dios se ofrezca a razonar con nosotros muestra cuán irrazonables nos hemos vuelto al apartarnos de su camino y voluntad. ¡Qué revelación tenemos aquí de la repugnancia del hombre de tratar con Dios, y del anhelo de Dios por el amor del hombre! Éste es el abrirse de aquella fuente del gran abismo que puede cubrir la montaña de los pecados de las multitudes.

IV. Que Dios ofrezca razonar con nosotros después de todo lo que Él ha hecho por nosotros. Pensemos en lo que Él había hecho por Israel en el pasado, al sacar a la nación fuera de Egipto e introducirla en la tierra prometida.

Piensa en aquello que Él ha hecho por nosotros en el don de SU Hijo y en la agonía de la Cruz. «Venid», aunque habéis dado muerte al Príncipe de la Vida. «He aquí ahora el tiempo favorable». «Mas donde el pecado abundó, sobreabundó la gracia» (Ro. 5:20).

V. Que Dios no solo perdone, sino que transforme al pecador. «¡Aunque vuestros pecados fuesen como la grana, como la nieve serán emblanquecidos!» La sangre purificadora de Jesucristo no lava los pecados de grana a blancos como la nieve, sino a pecadores como la grana (1 Jn. 1:7). Pablo el santo había sido Saulo el pecador.

VI. Que Dios perdone y transforme sobre condiciones tan asequibles. Los sencillos términos usados son: «¡Venid pues, y arguyamos juntos, dice Jehová!» Los que «estén a cuenta» con Él tendrán sus pecados borrados por causa de su Nombre (Is. 43:25, 26). «Llamad, y se os abrirá».

VII. Que Dios siga soportando pacientemente los rechazos. La mayor de todas las maravillas es la longánime misericordia de Dios. «¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos… y no quisiste!» «¿Os es poco ser molestos a los hombres, para que también lo seáis a mi Dios?». Así como la gracia y la verdad han venido mediante Jesucristo, así sucederá con el juicio (Hch. 17:31).

Continua Leyendo
Comenta el Mensaje

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook

Ultimas Predicas

Copyright © 2018 Predicas.co