Connect with us

Bosquejos Biblicos

Los Dos Caminos

El Predicador

Publicado

, el

LOS DOS CAMINOS Mateo 7:13, 14

No hay más que dos religiones en el mundo: la emanada del corazón del hombre, y la que ha salido del corazón de Dios.

La una es solo una imaginación, la otra es una revelación. En estos versículos vemos dos puertas, dos caminos, dos compañías y dos fines. Observemos especialmente dos caminos:

I. El camino a la vida.

¿Qué quiere decir esta vida? «La puerta» sugiere la idea de una ciudad, un lugar de seguridad, comunión y abundancia. La vida que es en Cristo es una de: (1) Seguridad contra el pecado y la ira; (3) comunión con Dios; (3) satisfacción en la plenitud de Dios. Debe haber un pasar de muerte a vida.

1 ES UN CAMINO ABIERTO. Podrá ser angosto, Pero, gracias a Dios, no está cerrado. «He aquí, he puesto delante de ti una puerta abierta» (Ap. 3:8).

2 Este camino quedó cerrado por el pecado, y cercado por la ley. Cristo lo abrió al llevar nuestros pecados y ser hecho obediente hasta la muerte. Es un camino nuevo y vivo abierto para nosotros. No hay puertas traseras al reino de Dios (Jn. 14:6).

3 ES UN CAMINO ANGOSTO. «Estrecha es la puerta, y angosto es el camino». Quizá haya referencia a la puerta sobre la acera, donde aun los camellos se arrastraban después de quitarles todo lo que llevaban encima. Los hombres necesitan ser despojados para poder entrar aquí.

No se admite la justicia propia. Esta puerta es tan estrecha como el nuevo nacimiento. La estrechez no está con Dios, sino en la completa falta de aptitud del hombre. El camino es angosto, pero conduce a un lugar grande.

4 ES EL CAMINO DE LOS POCOS. «Pocos son los que lo hallan », porque pocos hay que lo buscan. «Buscad, y hallaréis». Hay pocos en Él, porque muchos lo evitan, prefiriendo las tinieblas a la luz, porque sus obras son malas. Algunos postergan, otros esperan encontrarlo y entrar por casualidad. Éste no es un trabajo hecho al azar. «Esforzaos a entrar.» «Me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón» (Jer. 29:13; Mt. 6:33).

II. El camino de la destrucción.

La palabra «perdición» es terriblemente significativa. Es la pérdida de lo único que puede salvar y satisfacer. Como un reloj que pierde su muelle real, como una planta que pierde la tierra de sus raíces, un hombre que pierde todos sus privilegios y esperanzas. El camino es:

1 UN CAMINO ESPACIOSO. Se adapta a la mente carnal. Hay abundante lugar en Él para todos los gustos y placeres del pecador. El mundo, la carne y el diablo tienen rienda suelta aquí. Es suficientemente ancho para el borracho que tambalea, para los deshonestos e impuros, para el burlador y el orgulloso y soberbio formalista religioso.

2 UN CAMINO APIÑADO. «Muchos son los que entran por Él». Es fácil ir barranco abajo. Generalmente, la primera elección del hombre es el camino ancho. El corazón del hombre es engañoso y perverso, y, naturalmente, prefiere los placeres de pecado a la comunión de Dios. Algunos son empujados en su avance con la multitud sin ningún pensamiento serio. Todos están sin Dios y sin esperanza.

3 UN CAMINO FATAL. Para este camino puede haber un solo fin, «la perdición». Como es seguro que una piedra se hundirá en el mar, así perecerá el hombre que ama y sigue el pecado. «La paga del pecado es muerte» (Ro. 6:23). «Volveos, volveos; ¿por qué moriréis?» (Ez. 33:11). «He aquí pongo delante de vosotros camino de vida y camino de muerte» (Jer. 21:8). Escoge la vida.

Continua Leyendo
Comenta el Mensaje

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook

Ultimas Predicas

Copyright © 2018 Predicas.co