Connect with us

Reinhard Bonnke

Escogidos para Servir a los Propositos de Dios

Reinhard Bonnke

Publicado

, el

Reinhard Bonnke predica el tema: Sirviendo al propósito de Dios

La naturaleza humana es ideal para los propósitos de Dios – tanto es así que Él mismo asumió nuestra naturaleza. “El verbo se hizo carne”.

¡Qué revelación con respecto al potencial humano! La idea de que las criaturas humanas son un tipo de arreglo temporero y de que Dios tiene la intención de hacer algo mejor más adelante, no es lo que a mi entender dicen las Escrituras. La raza humana es esencial dentro del plan de Dios para que su nombre sea glorificado.

Dios hijo se convirtió en uno de nosotros. Él no tomó la forma de un ángel (Hebreos 1:5). Ni descendió a la tierra convertido en una maravillosa potencia celestial. Ni en un Querubín del trono. De acuerdo a las Escrituras, los Querubines son grandiosos seres quienes “sobrepasan en fuerza”. Sin embargo, ellos no fueron diseñados para respirar la atmósfera de maldad de este planeta.

El Hijo de Dios se humilló al convertirse en hombre, aún hasta el extremo de haber sufrido dolor y muerte. Es desde esa posición de debilidad, atado al madero, indefenso, que Él es victorioso. Dios escogió a los mortales para llevar a cabo labores inmortales. No debemos pensar que no valemos nada ya que a Dios le interesan “las personas que no son nada”.

¿Era la Espada de Gedeón la Espada del Señor?

Una frase en el libro de Jueces 7:14-20 declara esta verdad. Esta frase fue el grito de Guerra de Gedeón. “…¡Por la espada de Jehová y de Gedeón”! Quizás Gedeón se rió de la frase que había pronunciado. ¿Cómo era eso de que su espada era también la espada de Jehová? ¡Qué divertido! Dios hace milagros muy interesantes ya que Nuestra espada es también la espada de Dios. Usamos la misma espada.

La espada de Gedeón era la espada de Dios; su limitado ejército, el batallón de Dios. ¡Eso hizo a Gedeón invencible!

Yo descubrí algo en esos famosos versículos de Mateo 19:26 y Marcos 10:27. ”…porque todas las cosas son posible para Dios”. Esto es, posible para con nosotros. El texto dice para Dios no a Dios. Todas las cosas son posibles cuando trabajamos con Él y llevamos a cabo su deseo.

Él no hace nada en este mundo sin nosotros. Es un esfuerzo mutuo. Nosotros hacemos lo que está a nuestro alcance y Dios hace lo que está a su alcance. ¿Por qué? De seguro que el Todopoderoso no nos necesita. No, ciertamente no nos necesita. Él puede hacer todo cuanto desee sin nosotros.

Sin embargo, Él quiere usarnos. Es un hecho maravilloso el que Dios quiere compartir con nosotros el placer que siente cuando realiza sus obras y sus milagros. “Pondrán sus manos sobre los enfermos y sanarán» . Aún un tonto puede poner sus manos sobre una persona pero es Dios quien hace el milagro. Nosotros simplemente compartimos su regocijo.

Gedeón tenía debilidades humanas que eran sumamente evidentes, sin embargo eso no lo descalificó. Por el contrario, Dios hizo que sus debilidades fueran más grandes y aparentes. Cuando el ángel de Jehová saludó a Gedeón le dijo: “Jehová está contigo, varón esforzado y valiente”. A mi parecer, la contestación de Gedeón suena como si el mismo Gedeón hubiese estado sorprendido por la forma en que el ángel lo había descrito.

Las palabras «varón esforzado y valiente» deben haber sonado algo irónicas. Gedeón no estaba haciendo nada que indicara su valentía. Por el contrario, él se estaba escondiendo de los madianitas. La respuesta de Gedeón fue; “…si Jehová está con nosotros, ¿Por qué nos ha sobrevenido todo esto? ¿Y dónde están todas sus maravillas…?”

Gedeón temía que las fuerzas invasoras despojaran y mataran a Israel así que Dios lo escogió a él para liberar a Israel del miedo. Los métodos y las acciones que Dios ordenó como estrategias militares parecían ser muy poco prácticas, parecía como si Dios estuviese convocando una catástrofe. Sin embargo, en ellas había sabiduría Divina.

La espada de Gedeón era la espada de Dios; su limitado ejército, el batallón de Dios. ¡Eso hizo a Gedeón invencible! De la misma manera que Sansón usó un hueso de mandíbula en una batalla, así usó el Señor a Gedeón. Él eliminó de la tierra la plaga de los madianitas como si hubiesen sido un panal de avispas.

¡Seres Humanos con un Dios Milagroso!

A Dios no parece molestarle mucho quiénes somos o qué somos. Lo que Él quiere son personas que estén dispuestas. Como dice el profeta Isaías en Isaías 40:22, para Dios “los moradores de la tierra son como langostas”.

¿Cuál es la diferencia entre una langosta y otra? Dios no está buscando langostas grandes como si ellas pudiesen hacer hazañas poderosas. Su plan es para las pequeñas y comunes. “No teman mis pequeñas, es el deseo de vuestro Padre darles el Reino”. La única cosa extraordinaria acerca de los grandes siervos de Dios es que Dios los ha usado a todos. Dios no nos hace grandes primero para usarnos cuando nos convertimos en gigantes.

El único gigante de las Escrituras se tornó en muy poco tiempo en un gigante muerto. La idea detrás de este concepto es que somos seres humanos con un Dios milagroso. De esta manera, Dios recibe toda la Gloria. El nombre original del apóstol Pablo era Saúl (Saulo) en honor al rey más alto que hubo en Israel. Sin embargo, cuando Pablo se convirtió, Dios cambió su nombre a Pablo que no es otra cosa que el diminutivo de Saúl (Saulo).

Por alguna razón, nosotros no podemos entender este concepto. Queremos transformarnos de personas ordinarias en personas muy espirituales y especiales para que Dios nos utilize y así poder decir que Dios nos usó porque somos especiales. Sin embargo, eso es precisamente lo que Dios no quiere que ocurra.

De todos modo, toma demasiado de mucho tiempo convertirnos en gigantes espirituales. El crecimiento toma lugar cuando trabajamos para Dios. ¿Cómo podemos estar santificados si no nos preocupamos por el mundo que se pierde?

El evangelista Reinhard Bonnke es conocido principalmente por sus grandes Cruzadas Evangelísticas por todo el continente de África. Hijo de pastor, Reinhard entregó su vida al Señor a los nueve años de edad, y oyó el llamado al campo misionero africano antes de llegar siquiera a la adolescencia. Después de estudiar en el seminario bíblico en Gales y su ordenación en Alemania, pastoreó una iglesia y después fue a comenzar la obra misionera en África. Fue allí, en el pequeño reino montañoso de Lesoto, donde Dios puso en su corazón la visión de “el continente de África, siendo lavado en la preciosa sangre de Jesús”; un continente entero, desde Ciudad del Cabo hasta Cairo, y desde Dakar hasta Djibouti, que necesitaba ser alcanzado y oír la proclamación del evangelio seguido de señales. El evangelista Bonnke comenzó a realizar reuniones en una carpa que acomodaba solamente a 800 personas, pero a medida que la asistencia fue aumentando regularmente, tuvieron que comprarse carpas cada vez más grandes, hasta que finalmente, en 1984, él comisionó la construcción de la estructura móvil más grande del mundo: ¡una carpa capaz de dar asiento a 34.000 personas! Pronto, la asistencia a sus reuniones llegó a sobrepasar la capacidad de esta inmensa estructura, y él comenzó a realizar Campañas Evangelísticas al aire libre, ¡con una reunión inicial de más de 150.000 personas por servicio! Desde entonces, ha realizado reuniones en ciudades por todo el continente, con hasta 1.600.000 personas asistiendo a una sola reunión, usando inmensos sistemas de sonido que pueden oírse a millas de distancia. Ahora han pasado cuarenta y cinco años desde que Reinhard Bonnke fundó el ministerio internacional de Cristo para Todas las Naciones (CfaN), que actualmente tiene oficinas en los Estados Unidos, Brasil, Canadá, Alemania, República Checa, Reino Unido, Nigeria, Sudáfrica, Singapur, Australia y Hong Kong. Desde 1987, mediante multitud de grandes eventos en África y otras partes del mundo, el ministerio ha registrado más de 77 millones de decisiones por Jesucristo documentadas.

Continua Leyendo
Comenta el Mensaje

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook

Ultimas Predicas

Copyright © 2018 Predicas.co