Connect with us

Otoniel Font

Asume Tu Responsabilidad

Otoniel Font

Publicado

, el

Es necesario que entendamos que el nivel de prosperidad o de pobreza experimentado por una persona no depende de su profesión, ni de la economía, sino que depende primeramente de su relación con Dios. Bíblicamente, es tu relación con Dios la que te da derecho a prosperar. Si obedeces a Dios, él ha prometido prosperarte.

La segunda fuente de prosperidad es la familia. La familia es el vínculo establecido por Dios para la prosperidad de las personas. En el antiguo testamento, las personas prosperaban por la familia en la que vivían. A través de la historia, una de las cosas que el enemigo ha atacado es la familia, porque si se atacan las familias se atacan las riquezas directamente.

Tan pronto hay un divorcio, hay división de bienes. Pero cuando hay una familia que permanece unida, puede transferir, no tan solo herencias materiales, sino espirituales, que le permiten a la próxima generación prosperar y progresar por encima de las generaciones pasadas.

Tu meta no puede ser únicamente darles a tus hijos riquezas naturales, sin el conocimiento de cómo obtenerlas, de cómo sostenerlas y cómo aumentarlas, porque no son las riquezas que les puedas dejar lo que determinará cuán prósperos o cuán pobres son tus hijos.

El problema es que lo que hemos aprendido de nuestros padres es el sistema que el gobierno quería que aprendiéramos.

Nadie se puede encargar de educar a tus hijos. Tú tienes que educar a tus hijos, en todos los sentidos

Anteriormente, la familia era la encargada de educar a los hijos. Pero el gobierno creó un sistema de educación pública, para que no hubiera analfabetas. Y ahora tenemos que gastar millones de dólares en el sistema de educación pública, y tenemos que gastar millones de dólares para tratar de que los jóvenes se mantengan en el sistema de educación pública, y hoy tenemos más analfabetas y más jóvenes fuera del sistema educativo, y está comprobado que la mayoría de los que están confinados, son desertores escolares. ¿Por qué? Porque la familia le paso la responsabilidad de educación al gobierno.

Nadie se puede encargar de educar a tus hijos. Tú tienes que educar a tus hijos, en todos los sentidos.

Hoy tenemos que luchar porque ahora no se puede orar en la escuela. Para poder tener un momento de oración, hay que llamarle un momento de reflexión. Cualquier joven puede ir con una camisa que dice “Nike” pero si va con una camisa que dice “Jesús”, entonces crea un problema. Podemos promover cualquier cosa del mundo, pero no podemos promover las cosas de Dios.

La familia era el centro de las riquezas; pasaban su oficio a sus hijos, y les enseñaban cómo manejar todas las cosas. Pero ahora tenemos familias completas dependiendo del gobierno. Y lo que se nos enseña dentro de nuestros círculos familiares no es a prosperar, sino a manipular el sistema para tratar de prosperar. Y manipulando el sistema no se puede prosperar.

Nuestros patrones de vida les han enseñado a nuestros hijos lo incorrecto. Porque nuestros hijos saben que no podemos tener esos muebles, pero nos vieron entrar a una tienda y adquirirlos a crédito. Pero pretendemos explicarles algo diferente, llevando una vida contraria. Y de esa manera pretendemos asegurar su futuro.

El problema ha sido que el gobierno ha sacado a Dios de su sistema, la familia le ha entregado la responsabilidad de educación – y de muchas otras cosas – al gobierno, y el gobierno mismo nos ha dicho que ellos pueden ser responsables de nuestras irresponsabilidades, creando así un ciclo y una generación de irresponsables.

Lo que tenemos no es un sistema para sacar a la gente de la pobreza, sino una pobreza sistemática. Gente dentro del mismo círculo de pobreza una y otra vez.

Tiene que levantarse una iglesia que señale que el sistema está mal, que hay que cambiarlo, hay que transformarlo. ¡Gloria a Dios que el gobierno no se tiene que hacer cargo de tu familia! Tú te puedes encargar de enseñarle a tu familia cómo honrar a Dios, puedes pasar lo que sabes a próximas generaciones, y enseñarles la autorresponsabilidad.

Nadie tiene que hacerse cargo de tu vida, sino que tú aceptas la responsabilidad de ti mismo.

Nadie te debe nada en esta vida. Nadie te debe hacer prosperar. Nadie te debe a ti nada. Todo te lo debes tú mismo, y todo está en que tú decidas prosperar, que decidas creerle a Dios, que decidas hacer lo que tienes que hacer para la gloria de Dios.

Es pastor de las iglesias Fuente de Agua Viva en Puerto Rico y Orlando, Florida. Sus mensajes se escuchan a través de Pura Palabra Media, radio, Internet y televisión. Está casado con la Pastora Omayra Font. Actualmente, preside el Concilio de Iglesias Fuente de Agua Viva y Caguas Educational TV, que maneja la estación televisiva NCN Televisión en Puerto Rico y la emisora de radio Estación de la Familia 89.1 en Orlando, FL. Además, maneja varias empresas comerciales de venta directa y bienes raíces. El Pastor Otoniel Font es conocido por su dinámica predicación de la Palabra de Dios. Sus enseñanzas presentan principios básicos de la Palabra con la intención de exhortar y motivar al pueblo de Dios. Sus mensajes han impactado a miles de vidas en Puerto Rico, Estados Unidos y Latinoamérica, por medio de sus servicios semanales, programas de radio y televisión, transmisión a través del Internet, aportaciones a revistas y periódicos, y por sus visitas a diferentes ministerios internacionalmente. Su programa de televisión Generación Victoriosa es transmitido por la cadena Enlace y NCN Televisión llegando a millones de televidentes. Sus programas de radio “Generación Victoriosa Mediodía” por la Estación de la Familia 89.1 y “Alegría para el Alma” por Noti-Uno 630 gozan de gran popularidad entre los radioescuchas.

Continua Leyendo
Comenta el Mensaje

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook

Ultimas Predicas

Copyright © 2018 Predicas.co