Connect with us

John Piper

Un Desafío a la Mujer

John Piper

Publicado

, el

Que toda tu vida- sea cual fuere tu llamado-sea dedicada para la gloria de Dios.

Que confíes plenamente en las promesas de Cristo de modo que la paz, el gozo, y la fortaleza sobreabunden en tu alma.

Que la plenitud de Dios rebose en actos diarios de amor para que los demás vean tus buenas obras y glorifiquen a tu Padre que está en los Cielos.

Que seas una mujer en la Palabra, quien ame, estudie y obedezca la Biblia en cada área de sus enseñanzas. Que la meditación en las verdades bíblicas sea tu fuente de esperanza y fe, y que continúes creciendo en sabiduría a lo largo de todos los capítulos de tu vida, nunca pensando que el estudio y el crecimiento corresponden solamente a los demás.

Que seas una mujer de oración, de modo que la Palabra de Dios te sea revelada, que el poder de la fe y la santidad desciendan sobre ti; y que tu influencia espiritual se incremente en tu hogar, en tu iglesia, y en el mundo.

Que seas una mujer con raíces profundas en la gracia soberana de Dios al momento de pasar por los procesos espirituales, que seas alguien que medita profundamente en la doctrina de la gracia, y aún más, una amante y creyente firme de estas verdades.

Que seas totalmente comprometida al ministerio, cualquiera que fuere tu específico papel, y que no desperdicies el tiempo en novelas, revistas de actualidad, o pasatiempos sin sentido, no más de lo que los hombres deben malgastar su tiempo en prácticas deportivas excesivas o limpiando el garaje sin objetivo alguno. Que redimas tu tiempo para Cristo y Su Reino.

Complementar la vida de un hombre en calidad de esposa

Si eres soltera, que aproveches tu soltería al máximo con devoción por Cristo y que no te paralice tu deseo de estar casada.

Si eres casada, que apoyes el liderazgo de tu esposo de manera creativa, inteligente y sincera, obedeciendo con la misma seriedad que obedeces a Cristo; que lo alientes en el papel de cabeza del hogar que Dios le ha encargado, y que lo influencies en lo espiritual principalmente mediante tu tranquilidad y confianza y santidad y oración.

Si tienes hijos, que junto a tu esposo (o sola si es necesario) aceptes la responsabilidad de educar hijos para que tengan esperanza en el triunfo de Dios, compartiendo la enseñanza y disciplina de los hijos con él, y proveyendo a tus hijos de ese cuidado y toque especial que solamente tú les puedes dar.

Que no asumas que el empleo secular es un mejor desafío o un mejor uso de tu vida frente a las innumerables oportunidades de servicio y testimonio en el hogar, el vecindario, la comunidad, la iglesia, y el mundo. Que tu pregunta principal no sea: ¿Carrera vs. Madre a tiempo completo?, sino que consideres seriamente: ¿Carrera a tiempo completo vs. Libertad para el ministerio?

Que te preguntes: ¿Cuál tendrá mayor valía en el Reino— ser empleada de alguien que te diga lo que debes hacer para que su negocio prospere, o ser un libre agente de Dios viviendo la realización de su sueño acerca de la manera en que tu tiempo, hogar, y creatividad pueden hacer prosperar el negocio de Dios? Y que en todas estas circunstancias tus decisiones no se basen en cierta tendencia a lo secular o a expectativas de un estilo de vida ambicioso, sino más bien en aquello que fortalece a la familia y que engrandece la causa de Cristo.

Que te distancie atrás un poco por un momento y (junto a tu esposo, si es que estás casada)planifice las varias formas del ministerio de tu vida en capítulos. Los capítulos se forman en base a ciertas áreas: edad, vigor, soltería, matrimonio, decisiones laborales, los hijos en casa, los hijos en la universidad, los nietos, la jubilación, etc. Ningún capítulo tiene gozo a plenitud.

Nuestra limitada vida tiene una serie de intercambios. Lo que hace de nuestra vida un éxito es el hecho de descubrir la voluntad de Dios, de vivir para gloria de Cristo al máximo en cada capítulo, y no el hecho de que nuestra vida se vea como el capítulo de otra persona, aunque en su quinto capítulo tenga el mismo contenido que nuestro capítulo.

Que desarrolles una mentalidad y estilo de vida de guerra; que nunca olvides que la vida es corta, que muchas personas batallan entre el Cielo y el Infierno cada día, que el amor al dinero es un suicidio espiritual, que el enfocarse en comodidades materiales (vestimenta, vehículos, casa, vacaciones, comida, pasatiempos) substituye escasa y peligrosamente al enfocarse en vivir para Cristo con todas las fuerzas y en maximizar el gozo al ministrar las necesidades de los demás.

Que en todas tus relaciones con los hombres busques la guía del Espíritu Santo al aplicar la visión Bíblica de masculinidad y feminidad; que desarrolles un estilo y conducta que practiquen la justicia hacia el rol único que Dios ha encomendado al hombre, el de sentirse responsable por el liderazgo con gracia que debe ejercer sobre la mujer—un liderazgo que involucra elementos de protección, cuidado, e iniciativa. Que pienses de manera creativa y con sensibilidad cultural (al igual que él) en moldear el estilo y establecer el tono de tu interacción con los hombres.

Que observes las directrices bíblicas con respecto a lo que es y no es apropiado para hombres y mujeres en la relación entre sí, no como limitantes arbitrarios de la libertad sino como prescripciones sabias y bondadosas de cómo descubrir la verdadera libertad del ideal de Dios acerca de la complementariedad. Que no midas tu potencial por las pocas posiciones que te han sido negadas, sino por las muchas posiciones que te han sido ofrecidas. Que desconectes el televisor y el radio y pienses en…
El grandioso significado de la maternidad

Complementar la vida de un hombre en calidad de esposa

Ministerios de ayuda a los discapacitados:
sordos
ciegos
cojos
impedimentos mentales
Ministerios de ayuda a los enfermos:

enfermería
medicina
Atención de hospicio para desahuciados—cáncer, SIDA, etc.
salud comunitaria
Ministerio de ayuda a los desfavorecidos socialmente:
afectados emocionalmente
alcohólicos en recuperación
drogadictos en recuperación
prostitutas en proceso de escapar
niños/mujeres abusadas
niños incontrolables,fugitivos
huérfanos
Ministerio en la cárcel:

¡cárcel de mujeres!
familias de los rehenes
reinserción a la sociedad
Ministerio para jóvenes:

enseñanza
apoyo
casas abiertas y recreación
excursiones y viajes
consejería
asistencia académica
Ministerios deportivos:

equipos en el vecindario
equipos en la iglesia
Consejería Terapéutica:

independiente
en la iglesia
institucional
Ministerio de audiovisuales:

composición
diseño
producción
distribución
Ministerio de Escritura:

escritor independiente
desarrollo de currículo
ficción
no ficción
edición
comunicaciones institucionales
destrezas periodísticas para publicaciones
Ministerio de Enseñanza:

escuela dominical: niños, jóvenes, estudiantes, mujeres
escuela
colegio
universidad
ministerio musical:
composición
capacitación
ejecución
voz
coro
instrumentista
Ministerio de Evangelización:

testimonio personal
Grupo Universitario
Cruzada en el Campo Universitario
Los Navegantes
Estudios Bíblicos de Hogar
evangelización a niños
equipos de visitación
Consejería en los servicios
banco telefónico de Billy Graham&nbsp
Ministerio Radial y Televisivo:

asistencia técnica
guión
dirección
producción
Ministerio de Artes Escénicas:

actuación
dirección
guión
planificación
Ministerios de Ayuda Social:

alfabetización
pro-vida
pro-decencia
albergues
seguridad
embellecimiento
Ministerio de Asistencia Pastoral:

visitación
bienvenida y ayuda a nuevos asistentes
hospitalidad
alimentación, vestimenta, transporte
Ministerio de Intercesión:

intercesión!!!
movilización para grandes Conciertos de Oración
ayuda con pequeños grupos de oración
coordinación de cadenas de oración
promoción de días, semanas y vigilias de oración
Misiones:

todos los ministerios mencionados anteriormente promovidos en diferentes culturas
Ministerios de Apoyo:
innumerables oficios que conforman grandes ministerios

John Piper estudió Literatura y Filosofía en Wheaton College. Después de la Universidad, completó una Licenciatura en Teología en el Seminario Teológico Fuller, en Pasadena California. Fue a través de Daniel Fuller que descubrió los escritos de Jonathan Edwards. John Piper hizo un doctorado en Estudios del Nuevo Testamento, en la Universidad de Munich, Alemania. En 1980, John Piper se convirtió en el Pastor de la Iglesia Bautista de Belén, en Minneapolis, Minnesota dónde ha estado ministrando desde entonces. John Piper ha escrito cuantiosos libros como: La Supremacia de Cristo, Pacto Matrimonial, Los Peligros del Deleite, No Desperdicies Tu Vida, etc.

Continua Leyendo
Comenta el Mensaje

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook

Ultimas Predicas

Copyright © 2018 Predicas.co