Connect with us

Joel Osteen

Vivir Para Dar

Joel Osteen

Publicado

, el

Vi un reportaje muy importante sobre un joven de Arabia Saudita que era extremadamente rico y vivía en un ornamentado palacio, tan elegante que casi no se puede describir. Era dueño de docenas de automóviles y avionetas así como de varios cruceros que eran para su uso personal. El hombre tenía riquezas más allá de lo que mi mente lograba imaginar.

Lo que me intrigó de él fue la manera tan interesante en que utilizaba una parte de su riqueza. Cada dos o tres meses, él hacía pasar al palacio a cientos de personas pobres de su país. Los conocía personalmente y hablaba de sus necesidades y después, en la mayoría de los casos, él les daba cualquier cosa que necesitaran.

Si necesitaban un auto, les compraba un auto; si necesitaban una casa, él les adquiría una casa; si necesitaban dinero para alguna intervención médica, también se los daba. Él suplía, cualquiera que fuera la necesidad y regalaba miles de dólares y literalmente, millones más en propiedades y materiales. ¿Cabe alguna duda de por qué continúa prosperando su negocio?

Dudo que este hombre árabe practique la fe cristiana, pero los principios que gobiernan el dar son principios espirituales. Funcionan sin importar la nacionalidad, el color de la piel o aún la religión. Si usted da sin egoísmo, le será regresado. Si usted suple las necesidades de otras personas, Dios se encargará de que sus propias necesidades sean suplidas abundantemente.

“No ha vivido el día de hoy hasta que no ha hecho algo para alguien que nunca lo podrá compensar

La Biblia dice: “A Jehová presta el que da al pobre…” Aquel hombre árabe ha desarrollado un estilo de vida para dar, especialmente a los pobres, y con razón, lo que él siembra produce una cosecha que ha crecido exponencialmente. Le ha prestado a Dios al ayudar a los pobres, y no será deudor de ninguna persona.

Puede estar pensando: “Bueno, si yo tuviera todo ese dinero también haría lo mismo”.
No, está equivocado en pensar eso porque tiene que comenzar justo en el lugar que se encuentra. Tiene que ser fiel con lo que tiene, entonces Dios podrá confiarle más. Tal vez ahora no tenga mucho dinero que le sobre, pero le puede pagar la comida a alguno de vez en cuando, le puede dar una palabra amable a alguien, o puede esforzarse por orar por alguien que tenga una necesidad.

Ahora es el tiempo de desarrollar una actitud de dar. Amigo, lo que Dios tiene más cerca de su corazón es ayudar a las personas dolidas. A Él le gusta cuando cantamos y cuando oramos, y le gusta cuando nos juntamos para celebrar su bondad, pero nada place más a Dios que cuando cuidamos a uno de sus pequeños hijos.

Jesús enseñó que recibiríamos una recompensa por dar aun una taza de agua a alguien con necesidad cuando dijo: “De cierto os digo que cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mi me lo hiciste”.

Alguien necesita lo que usted puede dar, y quizá no sea su dinero; quizá sea su tiempo; quizá sea prestarles atención; quizá un abrazo animador; quizá su sonrisa para animar. ¿Quién sabe? Quizá como aquel bebé, al poner su brazo alrededor de alguien y al dejarle saber que usted siente compasión podrá ayudar a traer sanidad a su corazón. Quizá usted podrá dar un abrazo rescatador.

John Bunyan, el autor del clásico libro “El progreso del peregrino” dijo: “No ha vivido el día de hoy hasta que no ha hecho algo para alguien que nunca lo podrá compensar”. Tome la decisión que vivirá para dar. Esté al pendiente cada día de alguien que usted podrá bendecir. No viva para usted mismo; aprenda a dar de sí mismo, y su vida será la diferencia para alguien.

Joel Osteen es el pastor principal de la congregación Lakewood Church en Houston, Texas, la cual es una de las iglesias más grande de EE.UU; según la revista Forbes y Outreach, con 30.000 miembros. Joel Osteen es catalogado como el pastor de programa inspiracional. En el 2004, Joel Osteen escribe su primer libro: Su Mejor Vida Ahora, fue lanzado por Time Warner quedando en los primero lugares de la lista de éxitos de venta del New York Times, y pronto subió al número uno. Se mantuvo en dicha lista de éxitos de ventas durante más de dos años y ha vendido más de cuatro millones de copias

Continua Leyendo
Comenta el Mensaje

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook

Ultimas Predicas

Copyright © 2018 Predicas.co