Connect with us

Joel Osteen

Siembre Alguna Semilla

Joel Osteen

Publicado

, el

Cuando era niño, Church comenzó su primer programa de construcción, y no cantábamos con mucho dinero en ese momento, pero había una pequeña iglesia latina ubicada a unas cuadras de nosotros que también estaba edificando.

Un domingo por la mañana, mi papá se levantó y anunció que estaríamos recogiendo una ofrenda especial, no para nuestro edificio, sino para el edificio de la iglesia latina. Varios miles de dólares se recaudaron esa mañana, y les mandamos el cheque. Mi papá entendía este principio de la necesidad de sembrar algo, y él sabía que una de las cosas más beneficiosas en tiempo de hambre es sembrar semilla.

En poco tiempo, habíamos recaudado todo el dinero necesario para comenzar la construcción de nuestro edificio. Al construir ése, y otros cuantos edificios más, hemos vivido el principio de: En tiempo de necesidad, siembre una semilla.

Se me hace muy intrigante un pasaje de la Biblia que dice así: “Hay quienes reparten, y le es añadido más; y quienes retienen más de lo que es justo, pero vienen a pobreza. El alma generosa será prosperada; Y el que saciare, él también será saciado”. Papá sabía que si él deba generosamente a los demás, Dios se encargaría de suplir sus propias necesidades. Es igual para usted, si procura dar generosamente a los demás, Dios se encargará de que su vida sea refrescada, aun y cuando esté pasando por un desierto árido

Yo he tomado la decisión de ser una persona dadivosa en esta vida. Haré algo bueno, y estoy buscando las oportunidades para sembrar algunas semillas

Unos años atrás, Dan perdió su hermosa esposa de muchos años. Él se encontraba devastado, pero decidió que en lugar de quedarse en su dolor y pérdida, él quería ayudar a otra persona. Era jubilado de la compañía de teléfonos, así que no sabía muy bien cómo podría beneficiar a otros con sus conocimientos, pero de cualquier manera se dijo: “Lo único que realmente sé hacer es confortar a otras personas que también han perdido seres queridos”. Su actitud les decía que él sabía lo que estaban viviendo porque él había estado en el mismo lugar.

Dan comenzó a asistir a funerales donde mi papá estaría conduciendo la reunión. En muchas ocasiones, no tendría ninguna relación personal con la familia; a veces ni siquiera conocía al difunto, pero asistía a los funerales sólo para animar a las personas, para mostrarles amor y compasión. Al paso del tiempo, mi papá notó que Dan tenía un don para confortar y alentar a los familiares de los difuntos, así que, un día, Papá invitó a Dan a ser parte del personal de la iglesia. Hoy, Daniel Kelley es el encargado del “Ministerio de Aliento”en Lakewood.

Daniel no se escondió en sus problemas, ni desarrolló una actitud egoísta que dijera: ¿Quién me ayudará a que mi vida sea mejor? Él tomó acción y al suplir las necesidades de otros, Dios comenzó a cambiar su situación. No tan sólo vio que Él le ayudó a atravesar ese momento difícil, pero hace poco, Dios también le trajo otra hermosa mujer, y ahora él y Shirley se encuentran felizmente casados y sembrando, juntos, semillas de la bondad de Dios.

Él hará algo parecido por usted si se atreve a sembrar una semilla en su memento de necesidad porque Dios hará más de lo que usted puede pedir o pensar. Este principio es muy importante en mi vida porque cuando me siento desanimado, pongo mi atención sobre otra persona para ayudarla en lugar de fijarme solamente en mí. Cuando comienzo a sentirme un poco desanimado, me gusta ir al hospital para visitar a alguien, y si no tengo tiempo para hacer eso, tengo unas tarjetas con peticiones de oración a un lado de mi escritorio.

Hace poco, tuve uno de esos días en los que todo lo que podría salir mal, salió mal. Sufrí unos desánimos grandes, y llegué a casa cansado y desanimado. Me senté en mi sillón preferido y prendí la televisión, meditando en todos mis problemas, y entre más pensé, peor me sentí.

Por fin, decidí sembrar semilla en mi tiempo de necesidad y con ese fin entré a mi oficina y encontré una de esas peticiones de oración. Le hablé a un joven que tenía varios meses hospitalizado, no recordaba habernos conocido antes, pero conforme lo animaba, sentía que mi gozo regresaba, que mi espíritu se animaba y para cuando corté la conexión, me sentí otra persona. Sentí que tenía la fuerza como para saltar un muro.

Amigo, en sus tiempos de dificultad, no se siente ahí con autocompasión sino vaya a sembrar una semilla. Además, no es necesario tener un problema antes para comenzar a sembrar ya que constantemente deberíamos buscar la manera de ser una bendición, no solo cuando nos encontremos en aprietos. La Biblia dice que si hace eso, las bendiciones de Dios le perseguirán y alcanzarán.

Es cierto que la tentación de ser egoísta es fuerte, y muchas personas muy buenas se ven atrapadas en una vida que dice: ¿Qué provecho hay para mí? ¿Cómo me puedes ayudar a mí? ¿Cómo puedes facilitarme la vida? ¿Cómo puedes resolverme mis problemas?

Nuestra actitud debería ser completamente lo opuesto: ¿A quién podré bendecir el día de hoy? ¿Dónde hay alguna necesidad que yo pueda suplir? ¿A quién podré animar? ¿A quién podré alegrar?

Yo he tomado la decisión de ser una persona dadivosa en esta vida. Haré algo bueno, y estoy buscando las oportunidades para sembrar algunas semillas. ¿Por qué? ¡Por que he aprendido que sembrar semillas funciona! Y quiero asegurar mi cosecha y la plenitud de ella.

Joel Osteen es el pastor principal de la congregación Lakewood Church en Houston, Texas, la cual es una de las iglesias más grande de EE.UU; según la revista Forbes y Outreach, con 30.000 miembros. Joel Osteen es catalogado como el pastor de programa inspiracional. En el 2004, Joel Osteen escribe su primer libro: Su Mejor Vida Ahora, fue lanzado por Time Warner quedando en los primero lugares de la lista de éxitos de venta del New York Times, y pronto subió al número uno. Se mantuvo en dicha lista de éxitos de ventas durante más de dos años y ha vendido más de cuatro millones de copias

Continua Leyendo
Comenta el Mensaje

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook

Ultimas Predicas

Copyright © 2018 Predicas.co