Connect with us

Claudio Freidzon

La Importancia de la Adoracion 2

Claudio Freidzon

Publicado

, el

Hechos 16:25 «Entonces sobrevino de repente un gran terremoto, de tal manera que los cimientos de la cárcel se sacudían; y al instante se abrieron todas las puertas, y las cadenas de todos se soltaron.

Fíjense bien que interesante esto aquí. Les digo que es interesante porque cuando se habla de un terremoto, se habla acerca de una destrucción de gran proporciones. A través de la historia podemos encontrar escritos de numerosos terremotos y siempre encontramos que hubieron muertos y heridos y perdidas de propiedades y demás.

Pero en este terremoto no sucedió cosa similar. Aquí no encontramos que hubo un terremoto y la ciudad fue destruida, no encontramos que se habla de nada semejante. Lo que si vemos que nos dice aquí es que este terremoto sacudió las paredes de la prisión.

Esto en si este hecho solo no es nada, ya que todos sabemos que un terremoto es mas que suficiente para sacudir derribar una pared o muralla. Pero el hecho de que las puertas que les encerraban fueran abiertas, y las cadenas que les ataban se soltaron en ese instante, es lo que nos indica que lo que sucedió aquí no fue un terremoto en si sino un milagro.

Hermanos si nos ponemos a analizar nuestras vidas, cuando nos ponemos a pensar y reflexionar, podemos encontrar que algo muy semejante ha sucedido en la vida de cada uno de nosotros. Cuando Cristo llego a nosotros, cuando nosotros nos dejamos utilizar por Dios, es tal como un terremoto que nos sacude de pies a cabeza.

No podemos permitir que el mundo y nuestras preocupaciones nos pongan en lugar donde Dios no se encuentre

Es como un terremoto porque cuando Dios llega a nuestras vidas todo lo que éramos ya no lo somos. El llega a nuestras vidas derrumbando esas paredes cual nos encerraban, El llega a nuestras vidas y las cadenas que nos mantenían prisioneros del pecado son removidas de nuestros brazos. El nos hace libre y dejamos de ser tal como éramos.

Les pregunto: ¿como sucedió todo esto? Fácil, todo sucedió por medio de la oración. Esa oración que hicimos cuando llegamos a los caminos de Dios, esa oración cuando le aceptamos como nuestro Rey y Salvador. Y todo continua porque solo a El alabamos, solo a El bendecimos.

Cuando vivíamos en el mundo estábamos presos, estábamos encadenados, estábamos encerrados en nuestras propias prisiones sin esperanza de nunca poder salir. Pero Cristo nos ha hecho libre, Cristo ha roto las cadenas, Cristo ha derrumbado las paredes que nos rodeaban. Pero quiero que noten algo muy importante aquí. Leamos:

Hechos 16: 29-33 – El entonces, pidiendo luz, se precipitó adentro, y temblando, se postró a los pies de Pablo y de Silas; 30 y sacándolos, les dijo: Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo? 31 Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa. 32 Y le hablaron la palabra del Señor a él y a todos los que estaban en su casa. 33 Y él, tomándolos en aquella misma hora de la noche, les lavó las heridas; y en seguida se bautizó él con todos los suyos.

Fíjense bien la importancia de esto que sucedió aquí. El carcelero cuando vio que las paredes se habían las cadenas se habían abierto pensó que todos los presos habían escapado. Penso que por causa de su escape seria condenado por el gobierno y castigado y estaba al punto de tomar su propia vida porque no quería sufrir por ese disgusto.

Pero aquí vemos que Pablo le contesto y le dijo que todavía estaban ellos allí. Esto es de suma importancia porque en estos pasajes encontramos una gran verdad acerca de toda persona que profesa ser creyente. Aquí encontramos el ejemplo de como nos debemos comportar. Ellos podían haber huido, pero ellos sabían que si huían pues el carcelero tendría que pagar con su propia vida.

Así es que ellos no huyeron, sino que permanecieron como un ejemplo de lo que significa al amor de una persona por otra. Un ejemplo del amor de Cristo. Esto que ellos hicieron aquí fue tan poderoso y glorioso porque cuando seguimos leyendo vemos que por cause de lo que ellos hicieron, por causa del testimonio que ellos mantuvieron, el carcelero y toda su familia se convirtieron a Cristo. Hermanos esto es algo que todos nosotros debemos mantener en mente siempre.

Nuestro testimonio en las situaciones mas difíciles, nuestra manera de comportarnos durante las pruebas o tribulaciones, es vista por las personas del mundo. Es vista y si nos mantenemos en Cristo, si nos mantenemos en oración, si le alabamos aunque nuestra carne no quiera, pues Dios se glorificara, Dios estará presente y los corazones de las personas serán convertidos.

Para concluir. No podemos permitir que el mundo y nuestras preocupaciones nos pongan en lugar donde Dios no se encuentre. ¿Te encuentras en lugar de desesperación? Alábalo que El esta en ese lugar contigo. ¿Crees que tus problemas o situaciones no tienen solución? Alábalo y ora que El esta ahí contigo.

Por causa de Su nombre y tu fe, ¿te encuentras rechazado y te sientes aislado? Alábalo que El vive, alábalo en todo momento y veras Su gloria y poder infinito. Tenemos todos que darle toda gloria y alabanza a Dios en toda situación o circunstancia. No importa lo cansado que estemos, no importa que tiempo llevemos luchando, no importa lo grande que pueda aparentar el problema o situación, tenemos que alabarle y bendecir Su santo nombre.

Tenemos que dejar que nuestros corazones estén tan llenos del amor de Cristo que al abrir nuestras bocas no sea para maldecir o quejarnos, sino para alabar Su santo nombre. No abramos nuestras bocas para criticar, ofender, o maldecir, sino que de nuestras bocas siempre salgan alabanzas a Dios.

Porque cuando de nuestras bocas salen alabanzas a Dios, tal como este pequeño pedazo de historia que acabamos de leer aquí, podremos ver el poder y majestad de nuestro Señor y Salvador. ALÁBALO QUE EL VIVE!

Claudio Freidzon nació en Buenos Aires, Argentina, el 19 de septiembre de 1955. En 1986 fundó la Iglesia Rey de Reyes en Buenos Aires, que actualmente cuenta con más de 20.000 miembros. El ministerio del Pastor Claudio Freidzon se caracteriza por las manifestaciones poderosas del Espíritu Santo a través de señales y milagros. En 1992, en su búsqueda personal Claudio Freidzon le llevó a tener un poderoso encuentro con el Espíritu Santo, el cual revolucionó su vida y su ministerio. Claudio Freidzon es autor de los libros: Espíritu Santo Tengo Hambre de Ti, Tesoro en Vasos de Barro, y Rendido Totalmente

Continua Leyendo
Comenta el Mensaje

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook

Ultimas Predicas

Copyright © 2018 Predicas.co