Connect with us

Charles Stanley

Como Reaccionar Ante la Adversidad

Charles Stanley

Publicado

, el

PASAJE CLAVE: 2 Corintios 12.7-10

LECTURAS DE APOYO: Josué 1.9 | Juan 14.2, 3 | 1 Corintios 1.2

INTRODUCCIÓN

A lo largo de la vida tomamos muchas decisiones, pero algo que nunca decidiremos escoger es la adversidad.

Sin embargo, todos estamos expuestos a vivir momentos de adversidad, pues vivimos en un mundo lleno de pecado y maldad. La adversidad es un estado de sufrimiento y dificultad, el cual puede incluir angustia, problemas, pruebas y decepciones. De ser posible, trataremos de evitar todo aquello que cause dolor, pero al hacerlo nos perdemos grandes bendiciones.

DESARROLLO DEL SERMÓN

La Biblia nos da muchos ejemplos de personas que enfrentaron adversidades y que descubrieron que Dios las usó para bendecirlas. Todas ellas nos hubieran podido decir que valió la pena sufrir con tal de recibir lo que se les dio como resultado.

Ejemplos de las Sagradas Escrituras

José sufrió traición, esclavitud y prisión antes de venir a ocupar el lugar más importante en Egipto después de Faraón.

Moisés estuvo fugitivo en el desierto antes de que Dios le llamara para que guiara a su pueblo Israel fuera de Egipto.

David pasó muchos años huyendo de Saúl antes de llegar a ser el rey más prominente del Antiguo Testamento.

Ester fue una exiliada judía hasta que Dios la elevó a la posición de reina de Persia y la usó para salvar a su pueblo.

Daniel estuvo cautivo en Babilonia, pero fue promovido por el rey a una alta posición en el gobierno.

Los discípulos de Jesús sufrieron persecución, pero Dios usó esa adversidad para diseminar el cristianismo a lo largo del mundo romano.

María y Marta sufrieron la pérdida de su hermano antes de que Jesús le resucitara.
El ejemplo de Pablo

La adversidad puede venir a ser una bendición de Dios si reaccionamos de la misma manera que Pablo en 2 Corintios 12.7-10. Como consecuencia de las grandes revelaciones que recibió del Señor, también se le dio un “aguijón en la carne” para que se mantuviera humilde.

El apóstol le pidió a Dios en tres ocasiones que esto fuera quitado de su vida, pero Él le respondió: “Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad” (v.9). A lo que Pablo respondió: “Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo” (v.9).

Es al enfrentar la adversidad con una voluntad sometida a Dios, con una determinación a seguirle y con una fe firme en su Palabra, que podremos aceptar la prueba que ha permitido en nuestra vida

Dos respuestas ante la adversidad

En medio de la aflicción, las personas reaccionan de dos maneras completamente diferentes.

Se alejan de Dios.
Si el Señor no llena sus expectativas, algunos se sienten decepcionados y reaccionan de las siguientes maneras:

Dudan de la existencia del Señor.
Como ven que ha permitido que la adversidad suceda, se preguntan si Él es tal como la Biblia lo describe.

Culpan a Dios.
Como no evitó que eso sucediera, deciden culparle por lo que sufren.

Se alejan del Señor para siempre. Hay algunos que no pueden tolerar las dificultades y se enojan tanto con Dios que nunca regresan a sus caminos.

Rechazan la Biblia.
Cuando las personas desconocen las enseñanzas de la Palabra de Dios y sus expectativas no son llenadas, llegan a pensar que el Señor no cumple sus promesas. Pero el problema no radica en la fidelidad de Dios, sino en la interpretación que han dado a su Palabra.

Cultivan odio y enojo.
El resultado de esa reacción es una ira mucho más grande, la cual los llevará a la amargura. Y es esa amargura la que puede envenenar cada aspecto de su vida y trae miseria a esa persona y a los que le rodean.

Desperdician su vida.
Aquellos que se alejan de Dios y de su Palabra renuncian al plan que Él tiene para ellos. La adversidad que fue diseñada para acercarle al Señor ha sido desperdiciada al igual que sus vidas.

Avanzan hacia una comunión más profunda con Dios.
En vez de alejarse del Señor, la mejor opción es la de acercarnos más a su presencia en medio de la adversidad. Esta opción trae como resultado las siguientes características:

Una fe inconmovible.
En medio de nuestro dolor, el Señor ha demostrado ser fiel, al no hacer lo que deseábamos, sino al cumplir sus promesas y estar con nosotros durante el sufrimiento.

Una paciencia incansable
Es al comprender que Dios está con nosotros y que tiene un propósito para permitir la adversidad, que recibimos de Él la paciencia necesaria para esperar por su tiempo. Podemos confiar en que no prolongará nuestro sufrimiento más allá de lo que sea necesario.

Una valentía inquebrantable.
Dios exhortó a Josué a esforzarse y a ser valiente, pues Él le acompañaría en todo momento (Jos 1.9). Y lo mismo nos dice a nosotros en la actualidad. Cada vez que confiamos en el Señor recibimos la valentía que necesitamos para perseverar y enfrentar el próximo desafío con fe.

Una pureza creciente.
La adversidad nos impulsa a examinar nuestra vida. Cuando venimos ante el Señor, en medio del dolor y las dificultades, revela nuestros pecados y errores. De esa forma podemos arrepentirnos, ser purificados y vivir en santidad. Esa es una de las formas en las que somos hechos conforme a la imagen de su Hijo.

Es así también como cambia nuestros deseos para que no anhelemos nada que no esté de acuerdo a su voluntad. La Biblia nos llama santos, y esa es la manera en la que debemos vivir (1 Co 1.2). En medio de la adversidad, la santidad deja de ser una palabra, y se convierte en un estilo de vida. El Señor no espera que llevemos una vida exenta de pecados, sino una que esté completamente comprometida con Él.

Un gran amor por la Palabra de Dios
Nuestra primera reacción ante la adversidad debe ser leer la Biblia, para así preguntarle al Señor lo que desea mostrarnos. Su Palabra es nuestra posesión más valiosa, pues nos habla por medio de ella, nos anima, nos guía, nos consuela y también nos reprende.

Es al enfrentar la adversidad con una voluntad sometida a Dios, con una determinación a seguirle y con una fe firme en su Palabra, que podremos aceptar la prueba que ha permitido en nuestra vida. Es de esa manera que reconoceremos que su meta es transformarnos de acuerdo a su propósito y podremos dar un mejor testimonio ante las demás personas.

Puede que no tengamos la opción de elegir en relación con la aflicción, pero cuando llegue a nuestra vida, podemos decidir cómo reaccionaremos ante ella. Se nos da la opción de rendirnos ante la voluntad de Dios, pues sabemos que usará cada prueba para nuestro bien o podemos alejarnos del Señor, vivir en rebelión y desperdiciar nuestra vida.

REFLEXIÓN

Piense en las cualidades que produce vivir dentro de la voluntad de Dios en medio de la adversidad. ¿Qué cambios debe hacer en su vida para que el Señor produzca tales características en usted?

Piense en personas que se han alejado de Dios. ¿Ha permitido usted que la decepción le lleve a imitarlas? ¿Cuáles fueron las consecuencias?

¿De qué manera ha moldeado la Biblia su actitud hacia la adversidad? ¿Qué pasajes o personajes bíblicos le han servido de ejemplo y le han animado en medio del sufrimiento y la dificultad?

El Dr. Charles F. Stanley, pastor de la Primera Iglesia Bautista de Atlanta y fundador de Ministerios En Contacto. Charles Stanley nació el 25 de septiembre de 1932 en Dry Fork, Virginia. Charles Stanley ha escrito más de cincuenta libros, y forma parte de la lista de autores de éxitos de ventas del diario New York Time. Entre sus éxitos del Dr. Charles Stanley se encuentran: La paz del perdón, Cómo alcanzar su mayor potencial para Dios, En armonía con Dios, Trátelo con oración, Como Escuchar la Voz de Dios, etc. El deseo del Dr. Stanley es proclamar el evangelio al mayor número de personas como sea posible.

Continua Leyendo
Comenta el Mensaje

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook

Ultimas Predicas

Copyright © 2018 Predicas.co