Connect with us

Cesar Castellanos

Liderazgo de Exito por Cesar Castellanos

Cesar Castellanos

Publicado

, el

¿Qué es el éxito?

Creo que no existe una sola persona que no anhele tener éxito en lo que hace. Podríamos decir que el éxito, son metas conquistadas, sueños realizados, obstáculos vencidos, triunfos aclamados.

Tanto el joven como el adulto y aún el niño anhelan el éxito. Nosotros anhelamos ser reconocidos, valoramos y aceptados y ninguna barrera se puede interponer a que usted alcance el éxito.

El éxito o fracaso ante el liderazgo.

Todos debemos aprender de nuestros fracasos, aunque en algunos han sido más frecuentes que en otros, creo que todos hemos tenido que beber de la copa del fracaso en más de una ocasión.

Cualquier líder cristiano que ha logrado destacarse, lo ha hecho porque pasó por varios fracasos, y lo que le ayudó a conquistar el éxito fue que supieron asimilar con madurez la adversidad, comprendieron que los fracasos en las manos de Dios, se convierten en peldaños que los lleva al éxito.

Cómo obtener el éxito?

Cualquier líder cristiano que ha logrado destacarse, lo ha hecho porque pasó por varios fracasos

1. Tener esperanza.

Un problema grande que veo en nuestra sociedad contemporánea es que son muchos los líderes que han perdido la esperanza y han caído en un conformismo extremo, dejan pasar el tiempo y no proyectan su futuro, sino que dejan que las cosas sucedan por inercia.

El apóstol Pablo dijo que una de las tres cosas que permanecen para siempre es la esperanza y ésta va ligada a lo que es proyectar nuestro futuro con sueños bien claros pues, quien no tiene un sueño, no tiene una esperanza y no puede proyectar su vida.

El señor J.C. Penney dijo en cierta oportunidad: “muéstrenme a un obrero con grandes sueños, y les mostraré a un hombre que podrá cambiar la historia; muéstrenme a un hombre sin sueños, y les mostraré a un simple obrero”. No importa el estrato social en el que nos encontremos, si tenemos proyección con gran esperanza , podremos cambiar la historia de nuestra vida, y la de quienes nos rodean, incluso a una nación completa.

Tener esperanza implica asumir un firme compromiso para conocer el pensamiento de Dios con relación a nosotros. Algunas personas se mueven en este mundo sin un propósito, y están haciendo las mismas cosas que hace diez o quince años atrás, no han cambiado en nada: la misma iglesia, los mismos miembros, la misma rutina y las mismas luchas.

La vida se les ha ido como el agua entre las manos, y todo por no alimentar a diario la esperanza, por no renovar la mente. Pídale al Señor que le ayude a proyectarse como líder de impacto en este mundo, deje que la presencia d Dios fluya dentro de su vida para reproducir el carácter de Cristo en todos los que Dios le permita liderar.

2. Metas definidas.

“no os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta” Rom 12:2.

Cómo se sentiría usted si va en un avión, y el capitán de vuelo les dice : Damas y caballeros, bienvenidos a este su vuelo 169, esperamos que tengan un viaje extraordinario.

En estos momentos estamos sobrevolando a unos 33.000 pies de altura, a una velocidad de 800 kilómetros por hora; el tiempo es favorable pero no tenemos rumbo fijo? Suena cómico escuchar que eso pueda suceder, pero esa es la situación de muchos líderes que no tienen un propósito definido en sus vidas, y la adversidad los toma por sorpresa.

Cuántas iglesias mantienen las mismas personas de varias décadas atrás, sin haber logrado aumentar en lo más mínimo su membresía?

El sabio Salomón dijo: “sin visión el pueblo perece”. Antes de comenzar la Misión Carismática Internacional la iglesia más grande que yo había pastoreado había sido de ciento veinte personas y pensaba que eso era lo que podía pastorear porque había caído en el conformismo, el mismo en el que ahora se encuentran millones de personas por falta de metas claras.

El Señor intervino de una manera maravillosa en mi vida, diciéndome que debería tener metas claras a corto y a largo plazo; las primeras serían los eslabones que se van uniendo entre sí hasta lograr alcanzar las de largo plazo.

3. Comprender la visión

Desde el mismo instante en que Dios llamó a Abraham le trazó el camino por el cual debería andar: “Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición” Gen 12: 1-2.

Por lo general las visiones que Dios nos da van por encima de las circunstancias, aunque Abraham estuvo por muchos años sin morada fija, él sabía que Dios le había dicho que le daría toda la tierra de Canaán y él le creyó; luego Dios le dio la promesa de un hijo y de una descendencia tan numerosa como las estrellas del cielo o como la arena del mar.

Abraham noche tras noche, pasaba horas enteras contando las estrellas y siempre se le perdía la cuenta y Dios tomó esta decisión para darle la enseñanza de la multiplicación de su descendencia. Abraham creyó en esperanza y contra esperanza para llegar a ser padre de muchedumbre de gentes.

Antes de comenzar este ministerio el Señor me habló y me dijo: “Sueña con una iglesia muy grande, porque los sueños son el lenguaje de mi Espíritu”. Desde entonces, cada una de mis metas, he podido ver cómo el Señor va trayendo las personas en grandes cantidades a nuestras reuniones, he podido ver que la fe va muy ligada a las visiones del Espíritu Santo, que vienen a ser como los sueños de Dios para nuestras vidas.

4. Preparación continua

El concepto genérico de una iglesia son las paredes de un templo, pero Jesús desarrollo todo su ministerio en contacto que cultivo con la gente, sin la limitación de ninguna clase de pared, de ahí que las ocasiones en que El fue al templo están contadas en la Biblia, porque siempre Jesús procuró llegar a las necesidades de la gente.

La mejor manera de lograr hacer lo que el Señor hizo es a través del sistema celular en el que nuestros líderes deben estar fortalecidos en la unción del Espíritu Santo para sanar a los enfermos, deshacer las obras del enemigo y llevar consolación y salvación a las gentes. Jesús dijo: “Y estas señales seguirán a los que creen, en mi nombre echarán fuera demonios, e impondrán las manos y sanarán”.

Todo creyente debe capacitarse. Lo mínimo que un creyente debe anhelar dentro de la iglesia es compartir su fe con otras personas, este simple hecho es motivo para que reciba una sencilla capacitación. San Pedro dijo: “sepamos como responder ante aquellos que demandan razón de nuestra fe”. La meta de cada creyente debe ser aumentar sus conocimientos para hacer mejor la obra de Dios.

Toda la iglesia se involucra como ganadora de almas. Aún el creyente más sencillo puede reunir a su familia, y a través del líder de célula ser tocados por la palabra. La labor pastoral se hace mucho más fácil cuando el peso de la iglesia no está centrado en una sola persona, y recae en toda la iglesia; con menos esfuerzo, los resultados que obtendrá serán muchos más exitosos.

En 1983, durante sus vacaciones en un tiempo de oración, Dios le hablo al Pastor César Castellanos acerca de construir una iglesia que pudiera crecer y llegar a tener tantas personas que por la multitud no podrían ser contadas. Un mes después en la ciudad Bogotá, el Pastor César y su esposa fundaron la iglesia, Misión Carismática Internacional que en un inicio tan solo contaba con 8 personas que se reunían en la sala de su casa. Ministerio que actualmente cuenta con cientos de miles miembros. La iglesia creció conforme al Pastor Castellanos siguió la visión de liderazgo que consistía en formar grupos de 12 discípulos. No es simplemente un ministerio con personas que asisten a una iglesia, sino un iglesia donde la gran mayoría de personas son líderes de célula. Actualmente, la influencia de una iglesia que tuvo un comienzo tan humilde en Bogotá, Colombia, se está extendiendo alrededor de todo el mundo

Continua Leyendo
Comenta el Mensaje

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook

Ultimas Predicas

Copyright © 2018 Predicas.co