Connect with us

Bosquejos Biblicos

La Segunda Venida de Cristo

El Predicador

Publicado

, el

LA SEGUNDA VENIDA
1 Tesalonicenses 4:13-18; 5:1-6
Éste es un tema lleno de interés vital para estos últimos días. La enseñanza de Pablo es aquí clara y apremiante. En cada capítulo de esta epístola se refiere a la Venida del Señor. En la porción delante de nosotros afirma varios hechos que se pueden examinar por separado.

I. Que el Señor volverá. «El Señor mismo… descenderá del cielo» (v. 16). No se trata de que sobrevenga la muerte, ni es la venida del Espíritu Santo. Es la venida de «el Señor mismo». Es tanto una venida personal como cuando David se ungió y se cambió de ropa o entró en la casa del Señor (2 S. 12:20).

II. Que los que han dormido en Jesús vendrán con Él (v. 14). Todos los que han muerto en la fe han sido llevados a dormir en la gracia y presencia de Jesús. Así, cuando Él venga traerá a aquellos espíritus redimidos consigo mismo, porque ellos son su tesoro peculiar, comprados con su propia sangre, y no pueden ser separados de Sí.

III. Que los que viven cuando Él venga no precederán a los que durmieron (v. 15). Ni el tiempo ni las circunstancias pueden dar precedencia alguna en aquel día. Los que han muerto en el Señor no perderán nada por ello; los que permanezcan vivos a su venida se ahorrarán el dolor de morir, pero no tendrán por ello ventaja alguna en el sentido de preeminencia delante de Él (2 Co. 4:14).

IV. Que los muertos en Cristo resucitarán primero (v. 16). Todos los que han muerto confiando en el Señor Jesucristo, habiendo sido salvos por su gracia, tendrán una parte en esta «primera» resurrección. Serán solamente aquellos «que son de Cristo en su venida» (1 Co. 15:23).

Bienaventurado y santo el que tiene parte en esta primera resurrección; sobre los tales la segunda muerte no tiene poder alguno. El resto de los muertos, muertos en sus pecados, no serán levantados hasta mil años después (Ap. 20:5, 6).

V. Que todos seremos arrebatados juntamente. Cuando Cristo vuelva, aquellos cristianos que estén viviendo en la tierra serán «transformados, en un instante, en un abrir y cerrar de ojos», y juntamente con aquellos que han sido resucitados de entre los muertos serán «arrebatados» para salir al encuentro del Señor en el aire. Ellos son todos uno en Cristo Jesús. Un pastor, un rebaño.

VI. Que estaremos con Él para siempre (v. 17). Estar para siempre con Él, que es la Sabiduría y la Plenitud de Dios, para quién fueron hechas todas las cosas, y en quién todas las cosas consisten, implica más que lo que la lengua puede decir o que las finitas mentes pueden llegar a abarcar.

Siguen al Cordero allí donde vaya. Entonces recibirá respuesta la propia oración de Cristo: «Conmigo donde yo estoy» (Jn. 17:24). En verdad que podemos consolarnos unos a otros con estas palabras (v. 18).

VII. Que éste será un terrible día para los incrédulos. Mientras que ellos estén diciendo «Paz y Seguridad». Él vendrá como ladrón en la noche, y luego «vendrá sobre ellos destrucción repentina» (vv. 1-3). Un ladrón no da advertencia alguna acerca del momento en que entrará en la casa. Será cuidadoso en escoger el momento más inesperado.

La parte de cada uno que haya rechazado a Cristo será una repentina y eterna destrucción de delante de la presencia del Señor en su venida (2 Ts. 1:9). Estas son palabras terribles; su terror reside en el hecho de que son verdad, y de que este cumplimiento puede tener lugar en cualquier momento. ¿Estás preparado?

VIII. Que el cristiano debería estar esperando su venida. Todos los que son de Cristo son «Hijos de la Luz», habiendo sido salvados de las tinieblas que cubren este mundo por el pecado. No son «de la noche», durmiendo el sueño de la indiferencia o de la incredulidad, sino que de ellos se espera que «velen y sean sobrios» (vv. 5, 6).

Es ya hora de despertarse, porque ahora está más cerca vuestra salvación final y plena que cuando creísteis (Ro. 13:11).

Continua Leyendo
Comenta el Mensaje

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook

Ultimas Predicas

Copyright © 2018 Predicas.co