PREDICAS CRISTIANAS
Predicaciones - Sermones Cristianos Escritos - Videos de Predicas
INICIO PREDICAS
VIDEOS DE PREDICAS DE MARCOS WITT
ESTUDIOS BIBLICOS
SIGUEME
AGREGAR IGLESIA O MINISTERIO
BUSCAR SERMONES EN SIGUEME
FOTO
El Profeta Eliseo
Predicas de Reinhard Bonnke - Cfan, Christ For All Nations
 

En el Antiguo Testamento solamente se menciona a un hombre que buscaba el Espíritu de Dios. Ese hombre fue Eliseo. La historia de lo que le sucedió a Eliseo representa en sí un estudio bíblico. Eliseo no tenía poder ni podía hacer milagros.

Elías era el hombre de Dios durante ese periodo. Dios le había dicho a Elías que ungiera a Eliseo para que continuara su ministerio, pero Elías no lo hizo. Dios había dicho que Elías sería levantado. Fue por esta razón que Elías le preguntó a Eliseo qué cosa deseaba que él le dejara.

A lo que Eliseo respondió “una doble porción de su espíritu” – esto no significaba que Eliseo iba a recibir una doble cantidad del espíritu que había en Elías sino que recibiría la porción que correspondía en herencia a todo hijo primogénito. En otras palabras, Eliseo quería continuar la obra donde Elías había terminado.

No obstante, Elías le dijo a Eliseo que eso era algo muy difícil de conceder. De hecho, esa fue una manera sutil de Elías decirle a Eliseo que era imposible para él otorgarle ese poder. En 1ra de Reyes 19:19, Elías había echado su manto sobre Eliseo como símbolo de haber sido escogido, pero esta acción no produjo ningún poder en la vida de Eliseo.

No es sino hasta que llegamos al segundo libro de los Reyes que Eliseo comienza a obrar con autoridad divina. Elías y Eliseo estaban en Gilgal y Elías le dijo a Eliseo, “Quédate ahora aquí, porque Jehová me ha enviado a Bet-el” (2 Reyes 2:2). Pero Eliseo no estaba dispuesto a dejar a Elías solo y por esta razón lo siguió primero a Bet-el, luego a Jericó y finalmente al otro lado del Jordán.

Gilgal era el lugar donde el pueblo de Israel renovaba el pacto con Dios y donde eran circuncidados. Este era el lugar donde los israelitas re-dedicaban sus vidas a Dios. Es en Gilgal donde comienza nuestra experiencia espiritual.

El Espíritu Santo nos es dado cuando nos encontramos débiles. Sin embargo, éste no es un obsequio casual o indiferente otorgado a aquellos cuyo único deseo es tener una experiencia nueva. El bautismo es maravilloso pero no es para aquellos que lo único que desean es pasar un buen rato. Para Dios el bautismo en el Espíritu Santo es un asunto de mucha seriedad.

Una vez salieron de Gilgal, Elías y Eliseo llegaron a Bet-el. Bet-el había sido el lugar donde Dios se le había aparecido a Jacob y donde comenzó la ordenar su vida. Este evento no dependió en lo absoluto de Jacob – quien solamente intentaba descansar. Este evento fue orquestado por Dios.

El crédito de todo cuanto Jacob tenía que era digno de admiración, pertenecía al Señor. Los sucesos que ocurrieron en la vida de Jacob fueron una señal de la gracia de Dios. El Espíritu Santo nos es dado a nosotros bajo esas mismas condiciones – para que nos transforme. Nosotros no podemos usarlo a él, pero su intención es poder utilizarnos a nosotros.

Luego llegaron a Jericó – el lugar donde la fe había vencido. Ya para ahora, es claro que la travesía de Elías y Eliseo a través de la nación de Israel representaba una secuencia espiritual. Una preparación que culminaría en un momento especial. El Espíritu Santo se encuentra obrando.

Finalmente llegaron al Río Jordán. Cuando el pueblo de Israel cruzó el Jordán fue un momento decisivo para su futuro. Ellos dejaron atrás su pasado para reclamar una vida nueva en una tierra nueva, ya no había vuelta atrás. Jesús tomó un paso similar en el Río Jordán cuando fue bautizado en sus aguas y ungido con el Espíritu Santo.

Una vez somos bautizados en el Espíritu Santo, ya no hay vuelta atrás. No podemos negar nuestra experiencia. Nuestras vidas quedan marcadas para siempre y nada puede cambiar este hecho. No existen bautismos temporeros. El Espíritu nos es dado para toda la vida con el propósito de que sirvamos a Dios toda la vida.

¿Qué les sucedió a Elías y a Eliseo cuando llegaron al Jordán? Primero que nada, Elías golpeó las aguas con su manto y éstas se abrieron para que ambos hombres pudiesen cruzar al otro lado del río. Entonces, Eliseo le pidió a Elías ser su sucesor. Luego, Elías fue llevado al cielo en un torbellino y su manto cayó al suelo.

Eliseo quien anteriormente había sufrido una experiencia negativa con un manto pudo haber pensado que no valía la pena recoger el manto de Elías. Sin embargo, lo recogió. Todos nosotros deberíamos hacer algo similar a esto – dar un paso de fe a pesar de las experiencias pasadas. Entonces, Eliseo hizo lo que Elías había hecho – golpeó las aguas del Jordán. ¿Y adivine lo que ocurrió? Las aguas hicieron por Eliseo lo mismo que habían hecho por Elías - se abrieron. El Dios de Elías se convirtió en el Dios de Eliseo.

El Dios de Elías se convierte en su Dios cuando usted sigue el camino trazado, recoge el manto en fe y dice: “¿Dónde está Jehová ,el Dios de Elías?” (2 Reyes 2:14). ¡El está con usted! Siga el camino trazado por Eliseo. Desde la dedicación en Gilgal hasta Bet-el donde Dios comienza la obra en usted. Luego a Jericó donde usted gana la batalla de fe y por último al Jordán donde usted debe decidir si desea servir a Dios para siempre o si prefiere volver atrás. Finalmente, reclame su herencia en Cristo.

¡Eso es todo! ¡Así de fácil! Sin esfuerzos complicados ni condiciones inventadas. Simplemente siga estos pasos: visión, oración, fe y dedicación. Entonces, una vez haya sido lleno del Espíritu – actúe de esa manera. ¡Utilice su manto de autoridad!

Actualmente, existen intelectuales que se hallan muy ocupados escudriñando cada palabra referente al bautismo en el Espíritu que se encuentra en la Biblia. Ellos se rompen la cabeza tratando de investigar la manera en que los autores del Nuevo Testamento hacen referencia al bautismo en el Espíritu.

Estos intelectuales se encuentran debatiendo lo que la palabra “testigo” significa en el evangelio de Lucas y en el libro de los Hechos. Personalmente, yo no creo que Lucas haya sido tan minucioso. Lo cierto es que las personas que han sido bautizadas en el Espíritu se convierten en “testigos de estas cosas” (Lucas 24:48, Hechos 5:32). Esto es, testigos de la Resurrección.

No, estas personas no se encontraban presentes cuando Jesús resucitó pero tan poco estuvieron presentes Pedro y los demás. No obstante, ellos fueron testigos en todo cuanto hicieron a medida que transcurrieron sus vida. Lo demostraron con sus propias vidas.

Estas personas fueron impactadas por el poder de la Resurrección – el Espíritu Santo. Eso es todo cuanto Dios desea y todo cuanto nosotros necesitamos. Este es el propósito primordial y la mayor satisfacción de toda vida humana.

Sea lleno del Espíritu – lo demás vendrá por añadidura.

 

 

AGREGA TU SERMON

PREDICAS Y PREDICADORES

Predicas y Predicaciones de Cash Luna
Predicas de Dante Gebel
Predicas de Marcos Witt
Predicas y Predicaciones de Guillermo Maldonado
Predicas y Sermones de Juan Carlos Ortiz
Predicas y Mensajes de Max Lucado
Predicas y Estudios biblicos de R.C Sproul
Predicas y mensajes evangelísticos de Luis Palau
Predicas y Sermones de John Piper
Predicas y Sermones de David Wilkerson
Predicas y Sermones de Armando Alducin
Predicas y Sermones de Charles Stanley
Predicas de Joel Osteen
Predicas y Mensajes de Joyce Meyer
Predicas de Chris Richards
Predicaciones y Sermones de Rick Warren
Predicas y Sermones de John Osteen
Sermones de Charles Finney

Más Predicadores


SIGUEME NETWORK | MUSICAGOSPEL.COM | TUSERMON.COM | PREDICAS.CO | JUGUEMOSJUNTOS.COM | SIGUEMEMAS.COM
SIGUEME NETWORK © Copyright 2000-2013