PREDICAS CRISTIANAS
Predicaciones - Sermones Cristianos Escritos - Videos de Predicas
INICIO PREDICAS
VIDEOS DE PREDICAS DE MARCOS WITT
ESTUDIOS BIBLICOS
SIGUEME
AGREGAR IGLESIA O MINISTERIO
BUSCAR SERMONES EN SIGUEME
Los Diez Mandamientos 6: No Matarás
Marcos Witt
 

“No matarás” - Éxodo 20:13. 

Desafortunadamente usted y yo vivimos en un mundo en el que en muchos lugares casi se glorifica la violencia.

Hay toda una industria multimillonaria que aplaude de cierta manera la agresión, la violencia. Usted y yo no pensamos nada en ir a ver o rentar una película o jugar un video juego que contiene una cantidad de violencia donde las personas están matando.

De hecho, algunas veces hemos visto una película en la que cuando matan al malo, ¡hasta nos da gusto! Hasta lo aplaudimos y decimos, “¡qué bueno que ya le tocó su justo merecido!” No sé que hay en el morbo del hombre que nos gusta ver esa clase de agresión. Y una de las cosas que Dios muy tempranamente se dio cuenta que necesitaba establecer como un parámetro en nuestras vidas era, “diga no a la violencia”. El esta diciendo, “no mates”, “no seas violento”. Dios lo establece como un parámetro.

Fíjese usted lo que pasó con el hijo de Adán y Eva, un muchacho que se llamaba Caín.  No tenía más que años de haber nacido la humanidad y ya teníamos al primer homicida que mató a su hermano, Abel, y huyó de la tierra y le fue muy mal. ¿Cómo es que la agresión y la muerte esta en el corazón del hombre? 

En la vida tenemos tres clases de homicidas. Son tres diferentes tipos de muerte. La primera clasificación de muerte es aquellos que matan físicamente, fría y calculadamente. Sin embargo, una de las razones por las que no quitamos la vida a nuestro prójimo es simple y sencillamente porque usted y yo reconocemos y celebramos que la vida es una de las máximas expresiones de Dios para cada uno de nosotros. Celebramos la vida de Dios, la máxima creación de Dios: el hombre. Usted y yo no les quietamos las vidas a otras personas porque valoramos la vida de Dios. Valoramos el hecho de que Dios es el único que tiene el derecho de dar vida o de dar muerte. ¡Usted y yo celebramos la vida! 

La segunda razón por la que nosotros no matamos ni le quitamos la vida a la gente es simplemente porque al hacerlo interrumpimos los planes de Dios para esa vida. La eutanasia, el suicidio, el aborto, todas esas cosas que le quitan a Dios su soberanía sobre esas vidas e interrumpimos los planes de Dios. 

Pero hay una segunda clase de muerte, un segundo tipo de homicida. No es el homicida al estilo de Alcapone que saca su ametralladora y mata a todo el mundo. Sin embargo, es un homicida de todos modos. Y esta es la gente que mata a otras personas emocional y psicológicamente. No es una muerte física pero es igual una muerte porque estamos matando el alma, estamos matando las emociones. Y Jesucristo habló a esta situación allá en Mateo 5:21 y 22 y dijo, “alguna vez escuchaste que se dijo, ‘no matarás y cualquiera que matare será culpable de juicio’ PERO [¿se dan cuenta que el “pero” cambia todo lo anteriormente dicho?] Yo les digo que cualquiera que se enoje contra su hermano será culpable de juicio”. Lo que Jesús esta diciendo aquí es que el mismo juicio que hay contra aquellos que matan es contra aquellos que se enojan contra su hermano.

En Mateo 5:22 Jesús sigue diciendo, “y cualquiera que le diga ‘necio’ a su hermano, será culpable ante el concilio. Y cualquiera que le diga ‘fatuo’ quedará expuesto al fuego eterno”. Jesús está diciendo que nuestras palabras matan a las personas. Jesús está diciendo que tengamos cuidado con la forma en la que nos dirigimos a otras personas. Muchas veces hemos oído gente decir, “no, a mi las palabras no me afectan”. ¡Mentiras! ¡Claro que las palabras sí nos afectan! Cuando alguien se burló de nosotros, cuando alguien nos dijo alguna cosa fea, cuando alguien profirió contra nosotros alguna maldición, muchos vivimos una muerte emocional. Ten cuidado de cómo hablas. 

Por eso es que mi mensaje en este momento es: ¡dale vida a las personas! Que tus palabras sean palabras de vida, palabras de ánimo, de bendición. De esa palabra “fatuo” es de donde se toma la palabra “idiota”, la palabra “estúpido”. Y hemos escuchado eso tantas veces y lo hemos dicho inclusive. Pero yo sé que usted es alguien que anima a las personas, ¡yo lo declaro sobre usted en el nombre de Jesús! ¡Usted será una persona que anima, que declara vida en el nombre de Jesús!

Hay una tercera clase de homicida – Es muy interesante porque casi nunca pensamos en esta clase de muerte – y es la persona que mata a otra persona por inacción. Vea a su alrededor la necesidad que hay en nuestro mundo y vea como Dios nos ha bendecido a usted y a mi. Y el no hacer algo para ayudar y bendecir a las demás personas es un homicidio. Yo puedo oír a gente diciendo, “yo nunca me meto con nadie, yo no dejo que nadie se meta conmigo, yo no hago nada”. Claro, y ese es tu error más grande. Si pudiéramos entender el gozo que viene cuando nos involucramos en las vidas de otros, al darle a otros algo, al compartir lo que Dios nos ha dado. No hacerlo es matar por inacción, es matar por perezoso. 

Jesús dijo en una ocasión en Mateo 25, “un día tuve sed y no me diste de beber, tuve hambre y no me diste de comer, estuve desnudo y no me cubriste, estuve en la cárcel, estuve enfermo y no me visitaste”. Y luego ahí preguntan las personas “¿cuándo hice eso Señor? ¿Acaso yo haría una cosa así? ¿Quién? ¿Yo, Señor? ¡Imposible que sea yo! Y Jesús les dijo de la siguiente manera, “cuando lo has hecho a cualquiera de estos más pequeños, si no les has dado de comer, si no los has vestido, si no les has dado de tomar, si tú no los has visitado en la cárcel ni en su momento de necesidad, es exactamente como si me lo hubieras hecho a mi”. Ah, y ahí se nos abren los ojos y nos damos cuenta que esas personas que tienen necesidad son hechas también a la imagen de Dios y merecen que usted y yo les demos una mano y los ayudemos en su momento de necesidad. ¡Esa es la vida que Jesús nos ha venido a dar!

Voltee el parámetro número uno, “no matarás”. Lo que el Señor está diciendo es, “en lugar de matar, ¡da vida!” Busque necesidades y entregue su vida en lugares donde hay necesidad. En su congregación hay muchas necesidades. Visite un orfanatorio, una cárcel, un hospital, los huérfanos, las viudas, los menesterosos; entregue su vida. ¿Sabe por qué? Porque no matar significa dar vida a los demás. ¡Eso es no matar! ¿Qué les parece?

 

AGREGA TU SERMON

PREDICAS Y PREDICADORES

Predicas y Predicaciones de Cash Luna
Predicas de Dante Gebel
Predicas de Marcos Witt
Predicas y Predicaciones de Guillermo Maldonado
Predicas y Sermones de Juan Carlos Ortiz
Predicas y Mensajes de Max Lucado
Predicas y Estudios biblicos de R.C Sproul
Predicas y mensajes evangelísticos de Luis Palau
Predicas y Sermones de John Piper
Predicas y Sermones de David Wilkerson
Predicas y Sermones de Armando Alducin
Predicas y Sermones de Charles Stanley
Predicas de Joel Osteen
Predicas y Mensajes de Joyce Meyer
Predicas de Chris Richards
Predicaciones y Sermones de Rick Warren
Predicas y Sermones de John Osteen
Sermones de Charles Finney

Más Predicadores


SIGUEME NETWORK | MUSICAGOSPEL.COM | TUSERMON.COM | PREDICAS.CO | JUGUEMOSJUNTOS.COM | SIGUEMEMAS.COM
SIGUEME NETWORK © Copyright 2000-2013