Clemencia en Sus Labios

Joyce Meyer

Uno de mis mayores problemas para aprender a controlar mi ira y mis palabras fue el hecho de que había sido maltratada y abusada por años, desde temprana edad.

Uno de mis mayores problemas para aprender a controlar mi ira y mis palabras fue el hecho de que había sido maltratada y abusada por años, desde temprana edad.

Como resultado, había terminado por tener un espíritu duro, áspero. Yo había determinado que jamás nadie me iba a volver a hacer daño, y esa actitud influenciaba lo que decía.

Aunque trataba de decir cosas que fueran correctas y agradables a otros, cada tanto mis pensamientos pasaban a través de mi alma y sacaban la dureza y amargura ocultas allí, y mis palabras salían duras y severas.

No importa cuán bien piense que está su corazón delante del Señor, si usted tiene orgullo, ira o resentimiento en su espíritu, no puede abrir su boca sin expresar esas emociones y rasgos negativos. ¿Por qué es así? Porque, como Jesús nos dijo, de la abundancia del corazón o el espíritu habla la boca (vea Mateo 12:34).

Comencé a comprender que el Señor tenía que hacer en mí un trabajo importante. La clemencia llegó a ser un asunto clave en mi vida. Parte de lo que Dios me reveló en su Palabra sobre este tema fue en Proverbios 31, el capítulo que habla de la "mujer ejemplar" (versículo 10). En el verso 26, el escritor quiere decir que cuando habla, lo hace con sabiduría y cuando instruye, lo hace con amor.

"No importa cuán bien piense que está su corazón delante del Señor, si usted tiene orgullo, ira o resentimiento en su espíritu, no puede abrir su boca sin expresar esas emociones y rasgos negativos."

Cuando leí eso, pensé: "¡Oh, Dios, en mi boca no tengo nada de sabiduría y amor". Me parecía que yo era tan severa por dentro, que cada vez que abría la boca, daba un martillazo. Usted podría identificarse con esa situación.

Tal vez haya sido maltratado y abusado como lo fui yo y esté lleno de odio, resentimiento, desconfianza, ira y hostilidad. En vez de sabiduría y amor, usted está lleno de dureza y amargura.

Pídale a Dios que lo sane de todo el dolor de su pasado, y que lo ayude a desarrollar la sabiduría y el amor que Él quiere que usted tenga. Deje que las palabras sanadoras de Dios fluyan de su boca y tenga amor en sus labios.



429 personas se interesaron por esta predicacion

SOBRE EL AUTOR

foto de Joyce Meyer

Joyce Meyer es una Pastora, Maestra, Autora, y Conferencista y predicadora Cristiana muy dinámica y de notable reconocimiento. Sus libros se convierten rapidamente en best seller del New York Times.

Comparte!

COMENTA!
10 Mensajes de Semana Santa Mensajes de La Cruz de Jesus
Por el Pastor Juan Carlos Ortiz


Mas Recientes

Visita el perfil de Predicas de Pinterest.