Sumergiendonos en el Espíritu santo

John Arnott

El Pastor John Arnot predica sobre su propia experiencia con el Espíritu santo y como fue que comenzó el avivamiento de Toronto Airport

¿Qué me sucedió a mí?

Continué recibiendo por fe cuando las personas oraban por mí, pero Dios me alcanzó un día, ¡ y recibí un toque fresco del Espíritu! Carol y yo fuimos a Hamilton, Ontario, en Enero de 1994, en medio del más crudo invierno.

Habíamos sido invitados a las reuniones con el Pastor Bruce Woods en la Comunidad Cristiana de Hamilton. La renovación acababa de comenzar en nuestra iglesia. Al terminar la reunión, uno de sus líderes de adoración vino y me dió una palabra profética en perfecta rima.

Recuerdo que me pregunté cómo podía ser posible eso: revelar los secretos de mi corazón y hacerlo en poesía de rima perfecta… todo sucedía con tanta rapidez . Me sentí como un melón que hubiera sido cortado por el medio y que quedara abierto, expuesto y vulnerable ante Dios.

"¡ Oh, Dios, me encontraste!" fue mi reacción. "Dios, me encontraste. Viniste y me atravesaste hasta encontrar mi corazón".

Me aferré a una coloumna junto a la cual estaba parado, y caí en espiral al suelo. Algunos que me miraban comenzaron a reíse con ganas, pensado que era muy gracioso. Mi corazón estaba concentrado en Dios, pero al mismo tiempo pensaba: "Si esto es de Dios, ¿cómo es que todavía puedo pensar? Sigo siendo conciente de este lugar y de todo lo que está sucediendo".

Mi expectativa era que Dios venía sobre mí con poder, quedaría inconciente a las cosas que me rodeaban. Pero la mayoría de las personas tienen clara conciencia del lugar donde están y de las personas que las rodean. Yo también, pero caí porque no podía tenerme en pie. El Espíritu Santo vino con gran poder sobre mí.

"Sé vulnerable ante Dios. Algunas veces les digo a las personas que salgan de la reunión y se vuelvan a sus cuartos en los hoteles para estar a solas con Dios"

Más tarde, fuimos al estacionamiento para recoger el auto e ir a casa. Era la 1:00 de la madrugada, y la risa me atacó allí mismo. Nuestros compañeros de ministerio se pusieron a hablar de lo que me pasaba y reían al mencionarlo. Cada vez que hablaban del tema, me atacaba la misma risa, y reía sin parar. Pero mi mente decía: "¿ De qué te estás riendo? ¿Qué es tan gracioso? Aquí no hay nada de qué reírse." No lo sabía pero estaba muerto de risa.

Finalmente entramos en el auto, encendí el motor, y me atacó otra vez. Mi mente no comprendía lo que pasaba. Fuimos a McDonal’s y allí me dio otro ataque de risa, pero ya se estaba poniendo divertido. Yo tenía conciencia de la presencia y de la paz de Dios. Desde entonces me ha sucedido un par de veces más.

Esta presencia y esta comunión del Espíritu son para todos. El es un regalo de amor del Dios Padre para ti; y no sólo una vez, sino día tras día puedes ser lleno continuamente del Espíritu Santo. Mi oración es : "Dios, debo tener más de ti".

Confiate a Dios

En nuestras reuniones tenemos un equipo ministerial que impone las manos a las personas; la bendición se transfiere y las personas son llenas de Dios. Es un "comienzo de golpe" para que las cosas comiencen a funcionar. Es maravilloso y ayuda mucho.

Pero creo que tus mejores momentos con el Señor, los más significativos, serán los que pases en tu refugio de oración, hablando con tu Padre en lo secreto. El Padre que ve en lo secreto te recompensará en público (Mat. 6:4 ).

Sé vulnerable ante Dios. Algunas veces les digo a las personas que salgan de la reunión y se vuelvan a sus cuartos en los hoteles para estar a solas con Dios. Sea lo que sea que necesites para abrir tu corazón ante él , hazlo. Elige ir hacia él en fe, y dile: "Señor, voy a ir a ti. Voy a creer que tú recompensas a quienes te buscan diligentemente, y voy a pedirte pan. Tú no me darás una piedra. Me darás el pan del cielo.

Comprende que puedes confiar completamente en el Espíritu Santo. Muchas veces he dicho : "Mira, si hay alguien en todo el mundo en quien puedas confiar, esa persona es el Espíritu Santo." Puedes confiar en él. Puedes acercarte a él y decirle: "Espíritu Santo, por favor, ven a llenarme, a tocarme", sin corer nigún riesgo.

Encuentra ese lugare secreto del Altísimo, mora bajo la sombra del Omnipotente y cominza a amarlo. Comienza a conocer su corazón. Llega a relacionarte con él y a conocerlo, por que no se trata solamente de una experiencia; se trata de una relación intima con Dios. Si tiene esta clase de tiempo personal y lleno de poder con Dios, cuando bajes de la cima de la montaña, la gente también recibirá el Espíritu cuando ores por ellos.

Habiendo dicho todo esto, toma conciencia de que el Espíritu Santo es una poderosa realidad. Cuando Perdro y Juan se unieron a Felipe para ministrar en Samaria, la realidad del Espíritu era tan evidente que un importanete brujo quiso comprar ese poder (Hechos 8:18, 19)

John Arnott



11897 personas se interesaron por esta predicacion

SOBRE EL AUTOR

foto de John Arnott

John Arnott junto a su esposa Carol son los pastores fundadores y presidentes Catch The Fire (antes conocido como el aeropuerto de Toronto Christian Fellowship)

Comparte!

COMENTA!
10 Mensajes de Semana Santa Mensajes de La Cruz de Jesus
Por el Pastor Juan Carlos Ortiz


Mas Recientes

Visita el perfil de Predicas de Pinterest.